Blog

Yo. Lo mejor. Hacer. Aquí

Escrito por:

Como saben, la semana pasada tuvimos la visita del maestro de meditación, Nsihit Patel. Muchos tuvimos la oportunidad de pasar días con él y aprender del conocimiento que trae de sus maestros del Himalaya hasta nosotros. Es mucho lo que hemos reflexionado, no solo a través de sus palabras, sino sobre todo, por sus acciones. Finalmente, son nuestras acciones, y no nuestros pensamientos, los que nos definen. Nishit Patel es lo que habla, es lo que siente, es lo que piensa, y es por eso que transmite tanta paz, coherencia y alegría.

Comparto una de joyitas que Nishit nos ha dejado. Es una pregunta muy simple que cuando se pone en práctica tiene mucho poder para ayudarnos a avanzar:

¿Qué es lo mejor que yo puedo hacer aquí?
Parece tan cotidiana que pasa desapercibida. A veces que los grandes consejos son complejos. Pues no. Dale vueltas a esta pregunta y aplícala a cualquier circunstancia (una conversación con alguien, una postura de yoga, una llanta desinflada, algo que tienes que cocinar, un hijo resfriado, un día difícil en el trabajo, tu vida…). Vas a ver cómo te saca de tus rollos.

Lo mejor. No es lo perfecto, solo lo mejor que puedes hacer dentro de tus posibilidades. Nuestra frustración muchas veces surge de expectativas poco realistas de lo que podemos hacer. No seamos mediocres, pero tampoco, infantiles al creer que lo podemos resolver todo. Los super héroes, para Hollywood.

Hacer. Creemos que pensando resolveremos las cosas. Falso. Pasamos horas de horas en nuestra cabeza buscando soluciones, analizando las consecuencias, comparando opciones., pero no es en nuestra mente que conversamos con esa persona, hacemos esa postura de yoga… con un pensamiento nunca inflaremos una llanta desinflada. Hay que tomar acción adecuada. La acción adecuada nace del momento presente, del instante en el que las cosas suceden. Enfocas tu atención en resolver algo y lo haces. Actuemos en vez de pensar tanto. El pensamiento, muchas veces, nos inmobiliza, haciéndonos creer que ese movimiento en nuestra cabeza es un movimiento real.

Yo. No mi pareja, mis padres, mis amigos, mi vecino… Dejemos de poner en hombros de otros nuestras responsabilidades o de culparlos por lo que nos sucede. Cuando le pides a alguien que te ayude, que sea realmente necesario. Al hacer las cosas por nosotros mismos, alcanzamos metas y eso, nos empodera, nos devuelve la confianza, nos hace sentirnos satisfechos con nosotros mismos. Todos tienen una vida y cosas que hacer. ¿Qué tal si cada uno se hace responsable de uno mismo?

Aquí. Olvidemos lo que no pudimos resolver o lo que posiblemente tendremos que resolver en el futuro. Pasamos la mayor parte de nuestra vida en tiempos imaginados. El pasado es una narración imaginada (no está aquí, no está sucediendo en este momento) y el futuro no ha llegado. ¿Cuánto de nuestro día lo vivimos en el presente? ¿No es acaso en el presente donde las cosas suceden, se resuelven y se viven? Hoy, no mañana. Cuando el problema aparezca mañana, lo resuelves. Si no ha llegado, ¿para qué te preocupas?

Y finalmente, recordemos que nosotros tenemos la capacidad de decidir, todo el tiempo, si nuestra vida es un camino lleno de obstáculos, o una linda aventura. No hay nada mejor que reírse de los juegos de la vida y de uno mismo.

Gracias Nishit.

1

Sobre el autor

Únete a la conversación

  1. Lucia de la cruz  18 diciembre, 2017

    La meditacion es muy in portante en nuestra vida nos trae una tranquilidad y paz interna

Déjanos un comentario

Dínos algo