Blog

Testimonio Gianna Moscoso

Escrito por:

Siempre escuché y leí que “todo sucede por alguna razón”. Sin embargo, no le encontraba mayor significado a esta frase hasta que llegué a Bikram Yoga Perú.

Luego de haber dado a luz a mi chinita bella, entré a disfrutar esta nueva etapa que es maravillosa pero a la vez agotadora y sumado esto a la carga del trabajo, sentí que también necesitaba un tiempo para mí. Un tiempo que me permitiera realizar algo que me guste. Al inicio pensé que sería bueno solo dormir (jajaja), pero eso no sería productivo porque, aunque lo necesitaba, no era lo que en realidad buscaba. Así que seguí buscando ese “algo” que pudiera hacer y que, a la vez, pueda sentirme satisfecha conmigo misma.

 En mi primera búsqueda, descarté ir a un gimnasio, porque ya lo había hecho antes y lejos de sentirme bien, para mí era como un castigo. Fue pasando el tiempo hasta que una compañera de trabajo embarazada comentó que estaba practicando yoga y fue allí donde (internamente) se me prendió el foquito y pensé que al menos debería llevar una clase de yoga, dónde sea, al menos una para saber y probar cómo es.

 Me zambullí al mundo del internet buscando escuelas de Yoga en el distrito donde vivo y con un horario que concuerde con mi trabajo y familia…encontré algunas opciones, así que comencé a revisar la página de cada escuela. Por cercanía -según yo – elegí Bikram Yoga Perú. Ese mismo día fui y me inscribí (a los 10 meses del nacimiento de mi chinita). Mi primera clase fue unos días después, un viernes, con Luis Miguel, ¡y qué clase! Pensé que perdía el conocimiento (literalmente empecé a ver bolitas y todo se volvió negro) Me dije: ¿dónde me metí? Al acabar los 90 minutos de clase y más calmada, la sensación fue diferente y nueva para mí, me gustó. Por eso, me propuse volver al día siguiente…

Hoy mi chinita tiene 15 meses y contra todo pronóstico sigo practicando al menos (y en lo posible) 3 días a la semana. La sensación que te llevas al finalizar cada clase es única y reconfortante.

 A toda esta historia vale recalcar que vivo más de 6 años a cuadras de lo que hace 3 años es Bikram Yoga Perú… de las veces que pasé por allí veía la pequeña imagen que está afuera y pensaba que era algo relacionado al karate. No sé qué me llevaba a pensar eso, pero ahora sé que es Bikram torciendo la columna.

Como bien puse al inicio, “todo sucede por una razón”. Según yo, elegí Bikram Yoga Perú por la cercanía. Ahora entiendo que no fue así. Yo necesitaba un lugar que me brinde un tiempo para mí, para conocerme nuevamente en la etapa que estaba viviendo.

Gracias Bikram Yoga Perú, porque he aprendido que lo que vale es la perseverancia para hacerlo bien. No vale ir al siguiente paso si el anterior no lo aprendiste bien. Gracias por enseñarme a re-descubrir que la respiración es lo primero que necesitas para vivir y que debo prestarle más atención y cuidado en mi vida diaria. Gracias por enseñarme a tener calma en los momentos que creo que estoy en una “posición difícil” con un ambiente “sofocante”.

Gracias por brindarme ese tiempo (90 minutos) que tanto necesitaba para mí.

Con cariño, Gianna M.

 

testimonio gianna

0

Sobre el autor

Déjanos un comentario

Dínos algo