Yoga en las Olimpiadas

El yoga existe en la India desde hace más de 5,000 años. En las últimas décadas, la popularidad del yoga ha aumentado de manera importante en todo el mundo. En 1994, estudios demográficos indicaron que 6 millones de americanos practicaban yoga. Este número aumentó a 15 millones en el 2011. Existe un incremento anual de practicantes de yoga de 20%.

El desarrollo de campeonatos internacionales de yoga ha sido un motor importante para que el Comité Internacional de los Juegos Olímpicos tome en consideración el yoga como un deporte competitivo. El Comité está considerando incorporar el yoga asana por ser una actividad practicada por personas de todas las nacionalidades y edades del mundo. Están siendo tomados en consideración análisis estadísticos detallado que incluye casi cuarenta criterios distintos, entre ellos, ratings de televisión, políticas anti-doping, participación global y popularidad.

A pesar de que existen opiniones diversas sobre si el yoga debería entrar a un nivel competitivo, no queda duda que la práctica de posturas de yoga requiere fuerza física y mental, gracia, disciplina y una preparación de la exigencia de cualquier otro deporte. Asimismo, al ser considerado como un deporte en los Juegos Olímpicos, podrá llegar a inspirar a más personas en el mundo.