Blog

Nos alejamos tratando de estar más cerca

Escrito por:

Nos alejamos tratando de estar más cerca

Estamos haciendo de nuestra vida privada cada vez algo más y más público: colgamos fotos y videos en redes de nosotros, nuestras familias, nuestros perros, nuestras casas; compartimos opiniones, o contamos anécdotas, chistes o historias de viaje… Si nuestras vidas están mucho más expuestas a todos, y si hay muchos más ojos puestos en lo que nos sucede, entonces, ¿por qué nos sentimos cada vez más solos?

Porque la constante exposición de nuestra vida privada nada tiene que ver con la construcción de intimidad con los demás. Falsamente nos creemos acompañados, pero los likes no nos acercan a nadie y mucho menos a nosotros mismos.

Hace unos días tuve la oportunidad de escuchar al dramaturgo Alberto Conejero (España). El habló sobre la diferencia entre lo privado, lo público y lo íntimo. Le dio vuelta completa a mi percepción de las cosas y entendí, una vez más, por qué el yoga es una experiencia que te conecta con otros. ¿Por qué el yoga no solo nos conecta con nosotros, sino también, nos hace sentirnos más acompañados?

La  intimidad solo existe cuando compartimos con alguien más (no hay intimidad con uno mismo). Es lo opuesto a la soledad. Es un momento de intercambio en donde hay un pacto de lealtad entre las partes: ¨yo prometo respetarte y tú a mí, tenemos la licencia para ser frágiles, vulnerables, espontáneos, porque entre nosotros no existe el juicio crítico y nos aceptamos¨. ¿No es ése el pacto implícito de todo aquél que pasa a través de las puertas de nuestra sala de yoga? La intimidad trasciende la palabra y se construye con la presencia y el contacto real entre las personas. Nos nutre y nos sostiene, porque todos los seres humanos, por más independientes que creamos que somos, tenemos la necesidad de conectar y construir vínculos reales.

La intimidad verdadera está en peligro de extinción, y la estamos tratando de recuperar colgando fotos y dando likes (Esto no es una crítica a las redes sociales, pero es necesario reconocer que si buscamos intimidad ahí, estamos buscando agua en un desierto).mCuántas veces miramos el celular mientras comemos con nuestra familia, amigos o pareja porque no encontramos caminos para conectarnos. No es que esos caminos no existan, es que poco a poco, estamos perdiendo la habilidad para construirlos y mantenerlos.

Lo privado es aquello que hacemos sin estar expuestos al mundo de afuera (ej. bañarnos). Lo público, por el contrario, es lo que sentimos que podemos mostrar a todos, sin problema (Ej. montar bicicleta). Lo íntimo puede suceder en un ambiente privado o público. Implica una conexión emocional y verdadera, y eso puede suceder en el medio de un parque o en la sala de una casa.

Construyamos vínculos que nos sostienen, conversaciones que nos nutren, amistades que saben que nuestra cara es tridimensional y dejemos la pantalla para mirar a quien tenemos al frente. Es cierto que uno es su mejor amigo, pero también es cierto que somos cómplices y estamos aquí para darnos una mano, crecer juntos y tejer nuestras emociones hasta formar un gran nudo que nos sostenga a todos.

0

Sobre el autor

Déjanos un comentario

Dínos algo