Blog

Miremos más a los niños

Escrito por:

Miremos más a los niños

Buscamos libros de auto-ayuda y espiritualidad, lecciones de grandes maestros y referentes de todo tipo para aprender a estar en presencia plena, lejos de un pasado y un futuro que tanta energía nos quitan. Sin embargo, ¿no son los niños los expertos de estar en el presente? Ni siquiera les cuesta, porque su estado natural es el estado de presencia. Si ríen, están en su risa, si juegan, solo eso les importa, si se caen, lloran con todas sus ganas y si les hablas, te escuchan. Es sorprende cómo la alegría brota de los niños, sobre todo, de los más pequeños. Su energía es inagotable, y no solo por tener un cuerpo joven, sino porque su mente no los desgasta como a nosotros. Un niño no está en un lugar pensando en algún otro, y todo su mundo gira alrededor de su entorno inmediato. Solo basta pasar un rato con un niño para sentir una energía contagiosa que a mí, personalmente, me genera mucha admiración. Cuando veo a un niño, no evito pensar: ¿cómo vuelvo ahí? No creo que tomar una pastilla de chiquitolina sea la respuesta, pero sí recuperar la mirada atenta, curiosa y llena de brillo con que los pequeños miran el mundo. Envejecer es perder la curiosidad. Mantengámonos sorprendidos todo el tiempo y por qué no, jugando. Y si su respuesta a este texto es, ¨pero los niños no tienen las preocupaciones que tenemos los adultos¨… entonces sugiero que le pregunten a los niños qué es lo realmente importante y recibirán aún más lecciones

0

Sobre el autor

Déjanos un comentario

Dínos algo