Blog

Las manos del corazón

Escrito por:

Las manos del corazón
Generalmente, la copa de un árbol es proporcional a sus raíces. Es muy raro que un árbol de copa grande no haya comenzado creciendo hacia abajo, dentro de la tierra. Todo su esfuerzo por enraizarse se manifiesta cuando rompe con la superficie del suelo para ocupar un espacio visible ante los ojos de los demás. Su trabajo interior se manifiesta en un tallo, un tronco, hojas, flores y frutos. Luego de un trabajo silencioso llega el momento en el que todos nosotros nos sorprendemos con su belleza. Y así, el árbol mejora la calidad del aire.
Dicen que los brazos son la extensión del corazón. Me gusta creer que así es. El alcance de nuestras acciones es proporcional a nuestro trabajo interior por extender al infinito nuestra capacidad de amar. Uno puede distinguir cuándo un abrazo es verdadero. Hay muchas formas de abrazar más allá del gesto de rodear a alguien con tus brazos (aunque siempre cae bien dar y recibir un abrazo).

El trabajo interior diario por amarnos incondicionalmente (esa chamba por la que todos nosotros pasamos todos los días) luego se reflejará en nuestras relaciones con los demás. Si solo damos hacia afuera, sin cuidarnos y enriquecernos, nuestras intenciones pueden ser buenas, pero no llevan consigo la fuerza del que se conoce y se ama a sí mismo. Nuestras ramas se vuelven frágiles.

Por otro lado, si solo nos cuidamos sin compartir, sin observar y sin cuidar a otros, nuestras raíces podrían podrirse con tanta agua. Es importante buscar un balance y no dejar de vista el entorno, a los amigos, la familia, los vecinos, el mundo.

Busquemos un punto medio entre darnos y dar, escucharnos y escuchar, amarnos y amar, engreírnos y engreír. El intercambio con nosotros y los demás, es finalmente un intercambio de energía (amor). Nos queda claro que el amor es la fuerza más poderosa de transformación, ¿no?

Aprovechemos estos días más pausados para que el viaje no solo sea hacia afuera. Hay mucho por mirar adentro, y hagámoslo, para que luego nuestra mirada de lo demás sea distinto.

Bonita semana a todos nuestros yoguis,

0

Sobre el autor

Déjanos un comentario

Dínos algo