Blog

Diez consejos para todo practicante de Bikram*

Escrito por:

*Este artículo ha sido publicado con el permiso de  www.lindsaydahl.com

A veces, durante las clases los profesores pueden limitarse estrictamente al diálogo que ofrece las indicaciones precisas para realizar las posturas. Si tienes suerte algunos te entregan información sobre los beneficios que cada postura le ofrece tu salud e, incluso, comparten algunos trucos que te permiten profundizar en tus posturas. Otras veces, algunas lecciones las aprendemos por nuestra cuenta.

Aquí tienes diez consejos que no suelen ser mencionados durante las clases, pero que han sido de mucha ayuda para algunos practicantes:

1. Relaja el interior de tu boca
Cuando recién nos iniciamos en la práctica de Bikram, solemos apretar mucho la mandíbula e incluso tensamos nuestro rostro. Con el tiempo, aprendemos a relajarnos y, de esa manera, a liberar la tensión que solíamos poner en nuestra cara y mandíbula. Si su aún aprietas la mandíbula mientras practicas y pones caras de sufrimiento, trata de relajar el espacio al interior de tu boca y pon atención en lo que sucede con tu frecuencia respiratoria y cardiaca. Ambas deberían nivelarse.

 2. Sonríe solo si te provoca
Algunos profesores están obsesionados con pedirles a los alumnos que sonrían durante la clase. Este es un tema controversial pues, aunque una sonrisa puede cambiarte el día, algunos sienten que sonreír distrae, les quita concentración y les impide meditar en movimiento. El yoga es una trabajo serio, pues no solo realizamos un duro ejercicio físico sino que también atravesamos dolores emocionales; muchas veces está bien que nuestros rostros reflejen ese esfuerzo. Pero no olvides que, como todo en la vida, está bien si intentas sonreír una que otra vez  para ver cómo se siente.

3. ¿Isquiotibiales duros? Trabaja tus abdominales
Si sufres en parado frente a la rodilla y el arco parado, necesitas aumentar la flexibilidad de tus isquiotibiales ( parte de atrás de tus piernas). Para ello, enfócate en cómo haces los abdominales: cada vez que jalas (al subir inhalando) y estiras (al exhalar y tomar tus dedos gordos). Tómate un tiempo para conseguir un buen estiramiento al final de cada abdominal. Poco a poco, verás cómo tus isquiotibiales se volverán más flexibles y algunas posturas paradas serán mucho más fáciles, como parado frente a la rodilla y arco parado. Un consejo extra: esfuérzate muchísimo en padahasthasana, realmente conviértete en un sanguche de jamón japonés.

4. Cierra tus “alas” en savasana
Para todos aquellos que nadaron durante su juventud, en savasana los hombros suelen irse hacia adelante. Si este es tu caso, piensa en unir tus escápulas cuando estés recostado sobre tu espalda. Verás que tus hombros ruedan naturalmente hacia atrás, lo que te permitirá realizar un savasana más relajado.

5. Añade ejercicios de fortalecimiento a tu rutina
Pese a tener una práctica constante, a medida que pasan los años uno pierde tono y masa muscular. Un buen consejo es realizar por lo menos dos veces a la semana ejercicios de fortalecimiento que no solo beneficiarán tu salud sino que mejorarán tu práctica.

6. Trabaja tus biceps, glúteos y tu espalda media
Cuando uno recién empieza a practicar Bikram, los biceps, glúteos y espalda media son las zonas que reciben menos atención. Si estás realizando ejercicios de fortalecimiento para complementar tu práctica, te recomendamos centrarte en estas áreas. También toma en cuenta las posturas de la secuencia en la que se trabajan estos músculos:

- Biceps: media luna – manos a pies (padahastasana), de pie piernas separadas (dandayamana-bibhaktapada paschimotthanasana), eliminadora de vientos (pavanamuktasana) y abdominales (sit-ups).
- Glúteos: todas las posturas de fortalecimiento de la columna.
- Espalda media: aprieta tu espalda media entre tus escápulas en media luna (ardha chandrasana), arco de pie (dandayamana dhanurasana), tuladandasana (balancing stick), estiramiento de pie-piernas separadas (dandayamana bibhaktapada paschimotthanasana), triángulo (trikonasana), de pie-piernas separadas-frente a la rodilla (dandayamana bibhaktapada janushirasana), tadasana (árbol) y padangustasana (en los dedos del pie)

7. Toma conciencia de esos pensamientos que limitan tu práctica
Muchos nos esforzamos al máximo en las posturas de pie y, al llegar a las de fortalecimiento de columna, simplemente tiramos la toalla. Nos repetimos que si los otros trabajaran como nosotros en las posturas de pie, entonces sufrirían como nosotros en las posturas de piso. Todos estos pensamientos son tan solo excusas que limitan nuestra práctica. Por eso, no atrases tu práctica, y recuerda estas palabras de Bikram: “tu mente es como un barrio peligroso, así que no la visites”.

8. Si luchas contra el calor, haz que tu savasana final sea más largo
Si luchas contra el calor durante la clase, un largo savasana al final de tu práctica te ayudará a lidiar con el calor la próxima vez que tengas que practicar.  El savasana final es un buen momento para que tu cuerpo se aclimate al calor sin ejercer ningún esfuerzo físico. Entonces, antes de salir corriendo de la habitación apenas el profesor la deja, date un poco más de tiempo para relajar tu cuerpo y, cuando estés totalmente relajado en savasana, respira profundamente diez veces más.

9. En dandayamana bibhaktapada paschimotthanasana, el truco está en apretar los cuádriceps
Es muy fácil relajarse y dejar que la gravedad haga su trabajo en esta postura. Sin embargo, el truco está en apretar tus cuádriceps con todas tus fuerzas. También debes activar tus biceps, pero solo si has activado tus cuadriceps. Si no lo haces,  puedes lesionarte los isquiotibiales y la espalda baja. ¡Ah! y no olvides activar los músculos abdominales todo lo que puedas para proteger tu espalda baja.

Nota importante: si no haces esta postura apropiadamente te estirarás la parte de atrás de tus piernas (isquiotibiales) y te inflamarás la ciática. Por favor, sigue con cuidado las instrucciones y aprieta bien tus cuádriceps y los músculos de tu estómago.

10. Evita  mirar tu celular justo después de clase
Es muy tentador, pero acabas de dedicar 90 minutos a limpiar tu mente y cuerpo, así que disfrútalo. Todo el día estamos pegados a nuestros aparatos electrónicos (teléfonos, computadoras, textos y correos electrónicos). Disfruta de la tranquilidad mental que has alcanzado y trata de no mirar tu teléfono hasta que vuelvas a casa.

*Traducción libre de http://www.lindsaydahl.com/ten-secret-tips-bikram-yogis/ por tt

1

Sobre el autor

Únete a la conversación

  1. Adriana Ortiz  18 septiembre, 2014

    Muy buenos consejos!!! gracias :)

Déjanos un comentario

Dínos algo